39. #8m

9 de marzo

Nunca pensé que iba a decir esto pero gracias Mamá.

De no haber sido por su circo, creo que no habría tenido forma de arrastrar a Lori y a Pilu a la marcha, y les hacía falta, mucha falta.

A todas nos hacía falta…

Tanta suerte tuvimos que entre esa marea de mujeres, nos encontramos con una ex compañera de cuando hacíamos promociones. Ella se movilizaba con AMMAR, el sindicato de trabajadores sexuales.

Y viéndola ahí, delante nuestro, no pude evitar acordarme de la noche que fui a conocer su primer departamento. Con 23 años ella ya se había mudado sola a Palermo, un dos ambientes en la calle Nicaragua. Fue a los pocos meses de haber renunciado a su trabajo de promotora, y de haber aceptado la propuesta de ser trabajadora sexual.

Confieso que recordé también cómo más tarde, mientras volvía a mi casa ya de madrugada, con 2° de térmica, en pleno invierno, y yo ahí en el 160 con una campera de jean viajando 2 horas y media de Palermo a Adrogué, tuve mis serias dudas, me lo planteé como una posibilidad y hasta incluso lamenté no tener el estómago necesario para hacerlo. De verdad lo lamenté.

Tenía 3 trabajos, estudiaba y ganaba $ 2.50.

La ecuación era clara.

Hoy, después de tanto tiempo, pienso que tal vez aquel momento haya sido más trascendental de lo que creía cuando éramos jóvenes más jóvenes.

Me cayó la ficha, me doy cuenta de que fue ahí cuando nos separamos del movimiento feminista.

En esa época recuerdo que el ala más radical se opuso a las promotoras en las carreras por cosificación (¡hola! yo era promotora y no me sentía ninguna cosa). Argumentaban que esos entornos favorecían la prostitución y sí, hay chicas que optan ser putas en las promociones y en todos lados, como hay chicas que son o fueron promotoras y no son putas.

Y a la prostitución la igualaban a la trata de personas, usando el mismo argumento, que una cosa lleva a la otra, que van de la mano.

Sin embargo, una cosa es la trata, que es la cara más repudiable del ser humano, y otra muy distinta es la prostitución elegida voluntariamente como profesión.

Y fue por esa sola discrepancia, grande, pero por solo esa discrepancia que nos alejamos del feminismo.

Qué absurdo ¿no? como si todos fuésemos a pensar lo mismo de todos los temas.

Hoy comencé a seguir a esta excompañera en el insta. Veo que ella ahora se la pasa de viaje, mientras nosotras, nosotras nos peleamos con Ezequiel por el cotillón.

Creo que el secreto está en buscar la rama del feminismo que más te represente y abrazarla fuerte, así no terminas como nosotras, discutiendo por pasta ballina. JA!

Nuria

Un día tu hermanita te lleva a la marcha y boom. Te encontras con miles de mujeres. Todas diferentes, de edades, de apariencia, de realidades distintas, de pensamientos diferentes, todas unidas para que dejen de matarnos. Me emociona ver cuánto ha crecido el feminismo. #8M2019 pic.twitter.com/qaRoqb1XmN— Lori (@Lorimahrmadjian) 9 de marzo de 2019


.

Cómo describir los sentimientos de la marcha… La cantidad de mujeres, distintas, abrazadas en una misma bandera.

Emoción queda tan chico.

La inmensidad…

Lo primero que tengo que confesar es que me sorprendió muchíchisimo que había muchas mujeres como yo.

O sea, no sé cómo decir esto sin que suene mal, pero pensé que me iba a encontrar unos cientos de jovencitas, con los pelos verdes y/o rapadas, en tetas llenas de gibre y con las piernas y axilas peludas. No critico eh, solo que pensé que eran esas las mujeres que van a estas movilizaciones.

Y sí, me encontré con esas cientas de jovencitas. Divinas, pero con las que no me sentí ni me siento identificada.

Y también me encontré con mujeres grandes, con abuelas, con madres, con profesionales, con amas de casa, con jóvenes estudiantes, con aspecto de estudiantes, pelo normal, pintadas, femeninas, qué se yo…

Como explicar la emoción de sentirme parte, por primera vez parte de esa hermosa marea de mujeres. Y es que el feminismo hoy en día es tan amplio que creo que todas tenemos un lugar.

#girlpower #mylittlesister #sisters

Pilu

Feminismo

5 Comentarios Deja un comentario

  1. Me sentí identificada con todo lo que leí. Tengo 22 años y vengo de una familia muy conservadora, así que, aunque ya conocía lo que era el feminismo, era la primera vez que iba a una marcha.
    Fue todo muy lindo, tanto que en un momento me paré entre el medio de la multitud y me tomé un segundo para apreciar lo que estaba pasando alrededor: miles de chicas, jovenes, señoras grandes, luchando por una misma causa y no pude evitar que se me cayera una lágrima.
    Te mando un beso y estoy segura de que juntas lo vamos a lograr, que se va a caer 💜.

    Le gusta a 2 personas

  2. Mmm no sé, o sea que flasheste? que te bajabas del bondi y por revolear la cartera ya te comprabas un auto, es muy de la boca para afuera lo que decís, las minas que se prostituyen la mayoría la pasan muy, muy mal o la pasaron mal antes

    Me gusta

Responder a Kiki Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: