64. #enpicada

Lunes 17 de Junio

Me encargaron cosas y casi muero. En vez de ponerme felíz estoy sufriendo.
Encima no es mucha la plata.
Otra vez no sé cómo hacer y sé que capaz me ahogo en un vaso de agua, pero igualmente me supera la situación.

Pilu

Martes 18 de Junio


Hoy vinieron mis amigas.
Les puse una peli a los nenes, antes de que llegaran y se plancharon los dos. Milagro, pudimos hablar tranquilas.
Les conté que no me siento bien.
Pero lejos de encontrar consuelo, como que mucho no me entendieron.
Lo bueno es que quiere decir que Ezequiel no es el único que no me entiende. Se ve que la que está mal debo ser sólo yo.
Es como que nadie entiende porque no estoy bien.
Tengo dos hijos sanos y hermosos, son inquietos y se pelean sí, pero dentro de lo normal. No es su etapa más caótica.
Con Ezequiel nos amamos y es verdad que discutimos mucho últimamente (será porque yo no estoy bien) pero nos queremos y queremos estar juntos.
Problemas económicos no tengo.
Me encantaría tener más plata y viajar más, otro auto, una casa con parque y pileta. Pero no nos falta nada. A la mañana ahora estoy libre y puedo entrenar.
Y lo de la ropa, me obligo yo sola, nadie me obliga.
En mi familia están todos bien.
Ezequiel se lleva bien con ellos y yo con la familia de él.
No sé, ni mis amigas entienden porque no estoy bien, no estoy contenta, y todo el tiempo tengo esa sensación de angustia.
Y ahora que lo hable con ellas, yo tampoco lo entiendo.
Y me da más culpa todavía, sentirme así, sabiendo que no tengo motivos de sentirme así.
Pero no puedo evitarlo.
Siento un gran vacío. No debería, ya que a los ojos de otros lo tengo todo. Pero así me siento. Pobres mis hijos…


Quizás debería haber dejado que Pilar siga dirigiendo todo. Estábamos mejor cuando estaba dormida.
Deberíamos llamar a Sandra y retomar la terapia.

Nuria


Miércoles 19 de Junio


No fui a comprar. El sábado veré.
Y sí, los pilotos son un clavo. Es oficial soy una idiota.

Pilu

Jueves 20 de junio


¡ Feliz día de la bandera!

Pasamos el feriado con mi papá y la parte de la flia paterna. Mi tía me quemó el bocho. Ni bien me vio me dijo:

-Nena vos no estas bien- y siguió -¿retomaste la terapia?

Le hubiese dicho que sí, pero aveces creo que me conoce más que mis viejos.

-No, pero lo tengo re en mente, pensaba llamar está semana, pero con tanto feriado se me pasó- le dije, cosa que es real.

-Deja de postergarlo y llama de una vez ¡No sé que estas esperando!- me ordenó con el tono imperativo que la caracteriza.

¿Qué estoy esperando?

Viernes 21 de junio



No fui al gym. Tenía mucho lío en casa y me puse a acomodar.
Saque la cocina de lugar y había una mugre atrás.
Me da una culpa no haber ido al gym, pero bue yo voy martes y jueves hoy era un extra.

Pilu

Sábado 22 de junio


Tampoco fui a comprar.
Encima quede que entregaba los pedidos el lunes.
Demet.
No sé cómo voy a hacer.
Pilu, me pidió por favor que no viajemos y que no pelee con Ezequiel. No me parece que sea YO la que lo pelee che.

Nuria

Domingo 23 de junio

Ayer Joacko tuvo su primer partido en la escuelita. Es lo mismo. Por mas que el ambiente debería ser menos competitivo los padres parecen no entenderlo y gritan, discuten, se quejan de sus propios hijos y claro del resto también.

Joacko encima no quiere ir más, y cada vez se hace más difícil y forzado el acuerdo con Ezequiel, y también se me hace más difícil a mí no meterme y dejar que la situación decante por sí sola. Se que eso sería lo más sabio, o lo menos conflictivo. Pero lo veo a Joacko, ahí en el banco, aburrido con cara de perrito triste y se me parte el corazón. Pero está vez no se como ponerle fin a está situación, eso implicaría otra pelea con Ezequiel y en este momento no tengo la fuerza.

¿Aguna idea?

Lunes 24 de Junio


Finalmete hoy tome coraje y fui a comprar, convencida de que no era para tanto y que iba a poder viajar sin problemas.
No resultó bien. Tuve que llamar a mi suegra porque no llegaba ni loca a retirar a los nenes del colegio. Va si me hubiese podido subir al subte quizás sí, pero me fue imposible. El sólo hecho de pensar nada más en bajar la escalera me descomponía.
Estuve un rato encerrada en el baño de un mcdonals, sin saber qué hacer, hasta que entendí que no tenía más opción que llamarla y pedirle por favor que los retirara.
Me dio vergüenza decirle que no llegaba. Y más que no podía viajar. Así que le dije que el subte no andaba bien y que estaba en capital.
Ya sabiendo que ella retiraba a los nenes me quede mas tranquila.
Pero después, no podía salir ni del baño. No tenía el valor de salir y ver gente, ni la fuerza. Estuve un rato largo, y cuando me sentí mejor me fui con la cabeza bien baja para ocultar mis lagrimas y evitar el contacto visual.
Volví en remis, sin decirle a nadie. Como si fuera un pecado. Me baje en la parada de colectivo y llegue como si hubiese viajado en bondi.
A Ezequiel tampoco le conté.
No es vergüenza, es una angustia que se apodera y no querés ni mirar a nadie, porque parece que brotara más fuerte.
Hasta acá llego mi emprendimiento.
Me siento más looser que nunca.

Pilu

Querido Diario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: